Inmunodeficiencia secundaria

¿Qué es una inmunodeficiencia secundaria?

El sistema inmunitario nos mantiene sanos al combatir contra los gérmenes. Pero en ocasiones, debido a factores externos (aquellos que no son causados por la genética) las personas desarrollan lo que se conoce como inmunodeficiencia secundaria. Al igual que ocurre con una inmunodeficiencia primaria, el resultado puede ser quedar marcado de por vida por infecciones que parecen no acabar nunca y resfriados que no desaparecen. Como consecuencia, los pacientes pueden enfrentarse a rondas repetidas de antibióticos y hospitalizaciones para tratamiento. Las inmunodeficiencias secundarias son mucho más frecuentes que las inmunodeficiencias primarias (genéticas).